A veces me preguntáis como saber si una Diosa me llama. En estas líneas y con un ejemplo personal y fácil, pretendo explicarte mi teoría.

Últimamente, me he visto fascinada por ciertos canales de YouTube.

Es curioso, porque en ellos, sólo se ve a una protagonista, que suele ser una mujer japonesa o coreana, simplemente viviendo su vida ordinaria. No hacen nada en especial, ni siquiera a la mayoría se les ve la cara. Sólo puedo oír la voz y ver sus manos.

Ellas cocinan, van a trabajar, al súper, quedan con amigas…como ves, todo muy sencillo.

Empecé a preguntarme el porqué me llaman tanto la atención. Y conseguí algunas respuestas:

Casi todas ellas viven solas. A mí me gusta cierta soledad.

Aquí debo puntualizar que no es lo mismo vivir sola que sentirse sola. Yo he vivido sola, y nunca me sentí así. Y para mí fue una experiencia maravillosa y que me ayudó a crecer.

Tienen una vida sencilla. Te sorprenderás, pero…¡me gusta la vida sencilla! 😀  Estar tranquila, tomarme mi tiempo de tomar un café, no ir acelerada…es calidad de vida. En realidad, para muchas personas, un lujo.

Como buenas orientales, tienen su casa ordenada, muebles sencillos y colores claros. Este es mi ideal de cómo me gusta a mí también vivir. Mi estilo de decoración es más bien lo que hoy llamamos “zen”.

Algunas trabajan en casa. Mi ideal es el teletrabajo, tener tu propio horario, no perder tiempo en transporte…

Y sobretodo en estos vídeos, hacen recetas y comen…¡y a mi me gusta comer! Me encanta ver esos platos con ingredientes exóticos. Me imagino cómo olerán, y qué sabor podrán tener.

Así que como ves, lo que pasa es que me proyecto a través de ellas, en lo que me gusta, lo que ya he vivido (o estoy viviendo), y en lo que me gustaría vivir.

También aprendo: disfrutar de la sencillez, la calma, hacer las cosas con consciencia. El tono oriental, que tanto aprecio.

Entonces, traje todo esto hacia mis investigaciones/estudios/trabajos con arquetipos, y pienso que lo mismo sucede cuando te atrae una determinada Diosa, e incluso a veces sin que la conozcas mucho. Siempre digo a mis alumnas que sois mucho más intuitivas de lo que pensáis.

Si es tu caso, y sientes que te atrae una Diosa concreta, te propongo que te hagas las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es exactamente lo que me llama la atención? ¿Su carácter?¿Algún mito en particular?¿Su historia?¿Lo que representa para mí?
  • ¿Qué me evoca esta Diosa?¿Qué sensaciones me produce?
  • En la etapa de vida en que me encuentro, o en mi situación actual, ¿en qué sentido/s me ayuda proyectarme en Ella?¿Cómo me ayudaría ser como esta Diosa?¿Qué me podría mostrar?

Esto parece simple, pero no lo es. Hacerte buenas preguntas es una forma muy potente de crecer o ayudarte a tí misma en un momento dado. Hacer tus investigaciones te puede dar pistas o un mensaje sobre qué estás necesitando en este momento, o hacia dónde puedes dirigirte.

¿Hay alguna Diosa que sientas que ahora te esté llamando? Me encantará leerte.

Te dejo estas reflexiones en vídeo, de mi canal de YouTube. Puedes compartirlo con quien creas que le pueda ser útil. Gracias.

 

 

Freya, una Diosa muy actual

 

Medusa: ¿qué y cómo sanar con este arquetipo?

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *