¿Sabes que puedes utilizar la energía y vibración de cada una de tus emociones con fines mágicos?

Aprovecha emociones intensas como ira,  tristeza, etc. para deshacerte o desterrar de tu vida aquello que no necesites más, por ejemplo. Es  importante pensar bien el qué, el  cómo y ser cuidadosa en tus deseos y planes para ello.

Estas emociones son poderosas debido a su alto poder de vibración, y bien canalizadas, en vez de hundirte, te pueden ayudar. Esta es parte de la Magia mental.

La voluntad es uno de los pilares fundamentales en los trabajos de Magia; con un debido entrenamiento, puedes cambiar ésta a tu albedrío. Es lo que llamamos Magia Mental, y está también relacionado con el primero de los principios del Hermetismo: Todo es mente, el Universo es mental.

La Magia mental consiste en cambiar mediante técnicas adecuadas el estado emocional propio, e influir sobre el entorno. Este cambio de conciencia a voluntad se puede aprender y practicar, con buenos resultados, dependiendo de tu poder de compromiso.

Puedes utilizar la mente para cambiar la conciencia a voluntad, o enfocarla a aquellos objetivos que te marques.

Con el tiempo y la práctica podrás ver que también afecta a tus relaciones, tu comunicación y entorno, e incluso te darás cuenta de que se dan más sincronicidades en tu vida que te llevan a nuevos (y puede que buscados o por el contrario, inesperados) caminos.

Por otra parte, es bien conocida la conexión mente-cuerpo, que ha sido ya muy estudiada. Así por ejemplo, sabemos cómo afecta el estado de felicidad y gratitud en el cuerpo, aumentando la fuerza del sistema inmunológico. Todo ello además, conecta con el “cuerpo espiritual”, elevándote. Todo está relacionado, llevándonos a la segunda Ley Hermética «como es arriba, es abajo; como es adentro, es afuera».

Por ello, una recomendación es que  pongas a practicar tu Magia Mental diariamente, haciendo tus ejercicios de enfoque, gratitud, meditación, visualización o cualquier otra técnica eficaz que elijas. Como ya sabes, la Magia funciona para quienes creen en ella.

Volviendo a las emociones, lo primero que debes tener en cuenta es que todo es cíclico. Este es otro de los principios importantes de la enseñanza hermética del Kybalion.

Sabiendo e integrando este principio en tu vida, te darás cuenta de que si das demasiada importancia o te quedas bloqueado en la fase de “bajón” cuando llegue, la aumentarás. Lo mismo funciona en el sentido contrario.  Recuerda la Magia Mental de la que hemos hablado.

Sin embargo, a veces tenemos días ó épocas menos amables…son cosas que a todos nos pasan, es inevitable.

En estos casos, es casi imposible no sentirse mal o derrumbarse, pero como dije, con debido entrenamiento, se puede minimizar. Lo que es muy importante es no echar la culpa a nada ni nadie (a la Luna, al jefe, al horóscopo, etc.) sino ser muy consciente de este proceso y  mejorar en base a ello. Las malas rachas forman parte de los ciclos y asimismo de la vida en general. No te juzgues ni te culpes, acepta todos tus estados de ánimo, éste es uno más, y sigue adelante.

Evidentemente, no se trata de usar la rabia para hacer daño, o algo así, sino que debemos aprender a controlar estas emociones, pues tienen una vibración poderosa con la que haciendo bien tu trabajo, puedes avanzar, utilizarlas a tu favor y obtener más poder personal.

Si te interesa conocer más acerca de cómo trabajar de forma eficaz tu poder mental, infórmate sobre el curso Alquimia Hermética – Introducción a la Magia

En la sección «Espiritualidad» de Acceso Exclusivo, tienes un mini taller en vídeo (1 hora) sobre cómo aplicar las leyes Herméticas del Kybalion para mejorar tu vida.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *