Lo que Hécate te enseña

Debo reconocer que una de las Diosas con la que más me satisface trabajar es con Hécate. (yo utilizo la forma Hekate, más próxima a la griega)

Mi trabajo consiste en acompañar a mujeres en su crecimiento personal a través de las Diosas y la Mitología. Soy de la opinión de que la Mitología esconde mucha sabiduría y que cada Diosa tiene una energía que la hace especial y única.

Dedico un mes a cada una de las Diosas con las que trabajo para hacer un ciclo completo, y a Hekate le dedico Noviembre. Creo que es el mes más adecuado para Ella; Noviembre siempre me ha resultado como Hekate: misterioso,  un mes en el que reina la oscuridad, y Ella es reina del Inframundo. Además, en Noviembre celebramos Samhain, la noche en la que el velo de los mundos se estrecha, y ahí es donde la siento a Ella, como Diosa liminal que es.

En ese sentido, la escojo como la que puede abrirnos las puertas a nuestra parte más intuitiva y subconsciente.

Es en ésa etapa del año  cuando empiezo a trabajar con las Diosas Oscuras. Se acerca el invierno, y deberás ir a aquella parte más profunda de la Tierra, bajo la que buscarás en tu profundidad, para después plantar las semillas que brotarán en la Primavera y que la Doncella cuidará y sacará adelante.

La oscuridad se compone del subconsciente, de la intuición, de los miedos…pero también de ir hacia dentro para preguntar a tu Sabia Interior qué quieres, qué necesitas o qué camino escoger. Porque ella es la que sabe.

También su simbología me habla de ésas cualidades que me gusta trabajar con ella:

  • La(s) antorcha(s), que puede(n) ser un símbolo de la luz que ilumina la oscuridad.
  • El cuchillo, reminiscencia de su origen como diosa de los partos, y que se utiliza para cortar el cordón umbilical, así como para romper el vínculo entre el cuerpo y el espíritu al morir, que tiene que ver también con el Inframundo, el mundo de los muertos.
  • La llave, que haría referencia al papel de Hekate como guardiana de puertas y del conocimiento sagrado.

Hécate te guiará a través del Inframundo,  e iluminará el camino con sus antorchas. Te enseñará a reconectar con tu intuición, para saber qué hacer cuando llegues a una encrucijada. Pero también te enfrentará a tus miedos, para que conozcas a tu propia Diosa Oscura.

Con Hekate buscas el equilibrio entre luz y oscuridad. Pero no tanto la oscuridad reconocida como aquella parte que no quieres mostrar, ni mostrarte a ti misma, sino la oscuridad relacionada con aquello que está, pero  que no se ve. Lo más sutil.

Siempre se ha dicho que poseemos una parte intuitiva (en especial las mujeres), pero en muchas ocasiones te has olvidado de prestar atención a tu intuición, y  pierdes muchos mensajes que te pueden ser de ayuda en las encrucijadas del camino que es la vida.

Cuando te enfrentas a tu Diosa Oscura, también ha llegado el momento de encarar a tu  propia sombra. Esa parte de ti que niegas, que escondes, que no te gusta, que repruebas, que los demás reprueban (o tú misma crees que reprueban). Ya que la sociedad te dice que debes ser perfecta, sólo de luz, nunca se te ocurre mirar en ese lugar, porque crees que si no lo ves, no existe ¿no es cierto?

Sin embargo, al enfrentarte a tu Diosa Oscura, con el objetivo de conseguir estar en armonía con ella, también te enfrentas a tus miedos y propios fantasmas. Y muy en el fondo, sabes internamente que de éste enfrentamiento saldrás fortalecida. Porque te habrás conocido mejor. Y te habrás aceptado, con tus luces y sombras.

Para conseguir el poder interno, debes dejar de esconder las emociones catalogadas como “negativas”, simplemente porque te han educado para estar siempre bien de cara a los demás. Aprende a respetarte y amarte, incluso con la oscuridad que Hekate ya ilumina con sus antorchas cuando te haces consciente de ella.

Vista esta oscuridad, con Hekate puedes aprender a soltar cosas, situaciones o personas que ya no necesitas o que son un lastre para ti, y sin sentirte culpable. Ello te ayuda también a  decir “no”, cuando sea necesario,  siempre recordando que ésta decisión, que  decir “no”,  no es desde la maldad, sino una elección  justa y llena de respeto hacia ti misma, que además manda un mensaje a tu  subconsciente de que te consideras valiosa y te respetas, aumentando tu autoestima.

Por otra parte, debes cambiar tu percepción de oscuridad: se te ha enseñado que ésta es negativa, cuando simplemente es el otro lado, la parte que trae el equilibrio. Como dije, se nos educa en esconder esa parte oscura. Sobre todo en el caso de las mujeres, que en teoría no debemos enfadarnos, que debemos estar siempre bien y a no admitir los sentimientos etiquetados como “negativos”. Se nos enseñó, por una parte a tapar lo que consideramos defectos, y por otra, a no hacer caso a nuestras percepciones sutiles, porque “son tonterías”, a desatender nuestra parte intuitiva.

Y así fuimos perdiendo lo que llamamos nuestra “parte salvaje”, y nos desconectamos de nuestra Sabia Interior.

Y esta es una de las partes importantes a trabajar cuando te enfrentas a la oscuridad: a reconocer que aquello que haces para tu bienestar, no es una señal de egoísmo, sino de respeto a ti misma, de AMOR. Cuando dejas atrás situaciones difíciles y que ya no te sirven, o la amistad de personas que te resultan más nocivas que otra cosa, ahí te estás dando el mensaje de que te quieres, porque no vas a permitir que te dañen. Está mal visto por la sociedad dar la espalda a una situación o persona, pero si lo haces en tu bien y de una forma asertiva, eso es autoestima. ¿En cuántas relaciones nocivas caemos porque pensamos “está mal dejar a alguien, o los demás lo verán mal” y acabamos dañados nosotros mismos?

Otro tema es que cuando no reconoces ni aceptas tu oscuridad,  no dices las cosas tal como son, y sobre todo a ti misma. Reconocer que estás en una situación dañina (o relación, o lo que sea), da miedo, y prefieres mirar a otro lado. Pero una vez reconoces en ti la fortaleza para decirte lo que está pasando, ver esa Oscuridad, y le pierdes el miedo,  te empoderas y das el siguiente paso a tu liberación.

Por ello, para reconectar con la que sabe, debes mantener espacios en tu vida diaria donde seas capaz y puedas escucharte: meditar, hacerte preguntas, re aprender a sacar esa sabia (o sabio) interior que todos llevamos dentro, pero que en muchos casos hemos abandonado sin querer.

Es en esos momentos en los que estás más en silencio, es como mejor se puede cultivar el arte de la intuición.

Tu intuición se puede comunicar contigo de diferentes formas: puedes recibir un mensaje en forma de visión mientras meditas o sueñas. Puede ser en forma de sensación corporal, de pensamiento, o de voz interna.

Así que como en Noviembre va llegando el Invierno, esa época de recogimiento, vamos a trabajar con Hécate el aprender a escuchar nuestra intuición y a dejar que nos alumbre con sus antorchas los caminos que deberemos elegir en las encrucijadas.

Para ayudarnos en el tema de la intuición a  través de Hekate, trabajo el centro energético del sexto chackra.

Relaciono la intuición con Hécate acerca de aquella parte  oscura de la que hablábamos, pero en este caso, considero la oscuridad  también el espacio donde se encuentran todas aquellas percepciones más sutiles, que a veces puedes ver, si es que realmente te permites ir hacia tu interior a buscar respuestas.

A veces ni sabes de dónde vienen dichas respuestas, o te sorprenden en forma de sincronías (a veces tan evidentes que no tienes más remedio que hacerles caso).

Hécate es la portadora de antorchas pero al mismo tiempo es Diosa del Inframundo, de la Oscuridad, y esa llama, esa luz que te ofrece

Ella es la intuición para mí. Porque puede alumbrar el camino, ya que el aspecto más significativo de la intuición es la capacidad de ver desde el alma, en lugar de ver desde el yo. Así, te centras en la totalidad de tu ser,  que ve más desde los aspectos de la supervivencia. Con una conciencia total, ves más allá de lo obvio. Y así, puedes hacer nuevas elecciones y crear una nueva realidad.

Por esto con Hekate bajas a tu interior, a esa parte oscura, dejando de buscar las respuestas afuera y preguntando a tu Sabia/sabio interior. Cuando vuelves a conectar con la intuición, ves nuevos caminos. Y a su vez en muchas ocasiones, tendrás que pasar por algún cruce de caminos y decidir.

Cuando reconectas con aquello más sutil como los sueños, las sincronías, la intuición…puedes ver de una manera más amplia, puedes ver estos nuevos caminos que Hekate ilumina con su antorcha. Y esto te ayuda a ir hacia tu objetivo vital, y al mismo tiempo te enseña cosas de ti misma que antes no conocías, y así eres capaces de ver con más amplitud.

Hekate amplía la visión que tenías del Inframundo, mostrándote cómo a través de él, puedes fortalecerte y avanzar en las encrucijadas.

 Quizá te interese “La intuición, el arte de ver más allá

En Las Diosas en ti y Conoce tu Diosa Oscura puedes profundizar sobre Hekate y otras Diosas, con teoría, práctica y otros recursos.

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , ,

6 Responses to “Lo que Hécate te enseña”