Sanación e introspección a través del arquetipo de Medusa

Según la mitología griega, Medusa no fue una Diosa. Sin embargo, existen otras fuentes que dicen que sí lo fue, tratándose de una Diosa mucho más arcaica, relacionada con el Sol y la sexualidad.

Para trabajar con ella como arquetipo, debes tener en cuenta que Medusa y Atenea son caras de una misma moneda.

Medusa fue una de las 3 hermanas gorgonas. Las Gorgonas fueron las tres hijas del Dios primordial del mar, Phorcys y la Diosa Ceto, Diosa madre.

Según el mito, mientras las hermanas de Medusa, Stheno y Euryale eran inmortales, ella no lo era.

Medusa fue en principio una bella sacerdotisa, de largo y hermoso cabello muy envidiado. Medusa fue violada por Poseidón en el templo de Atenea, y la Diosa misma fue quien la castigó convirtiéndola en el monstruo que todos conocemos de cabellos de serpientes y mirada que convierte en piedra.

Perseo la decapitó con ayuda de Atenea, quien después colocó la imagen de la cabeza decapitada de Medusa en su escudo, creando el Gorgoneion / Gorgonion. El Gorgonion es un arma o símbolo muy poderoso contra el mal.

Así podemos ver que, la pobre Medusa, además de haber sido violada, fue castigada y decapitada por la Diosa a la cual servía.

Medusa y Atenea forman parte del mismo arquetipo. Imagina la rabia de Medusa de ser castigada sin motivo, e imaginate a Atenea, quien castigó a Medusa, también sin motivo, pues Medusa fue sólo la víctima de toda esta historia.

Esto lleva por una parte a la mujer que se siente castigada y guarda rabia en su interior, y por otra, a la mujer que “castiga” a otras mujeres, porque se siente amenazada por su belleza, atractivo sexual, etc., algo no tan extraño hoy en día.

Medusa se convirtió en un monstruo representativo de venganza, y es el símbolo de la mujer despreciada, incapaz de amar y ser amada.

Además, los arquetipos de las gorgonas son símbolos de las deformaciones de la psique, que como todo, tienen dos extremos: sociabilidad, sexualidad y espiritualidad.

Medusa muestra la dificultad de percibir la imagen de una misma, la duda que afecta a gran parte de la humanidad: "¿Quién soy?"

Sin embargo, La gran pregunta que la mayoría nunca hace en es: "¿qué no soy?" Porque muchas personas tenemos imagen de nosotros mismos que no es cierta, está deformada.

 

 

 

La rabia de Medusa te hace llevar de cara hacia los demás una “máscara”, pero además si te fijas, Atenea literalmente es una Diosa con coraza.

Pregúntate si tu máscara responde a una de las dos, y equilibra estos aspectos para recibir de Atenea el valor, la fuerza y el coraje, y de Medusa tus capacidades sanadoras y regeneradoras a través de la aceptación de tu propia sexualidad. Reconecta con la totalidad de lo que eres para encontrar tu poder.

Mi consejo es que trabajes en reconocer La negación y enfrentes el miedo a la inadecuación, la vergüenza, el rechazo y el menosprecio junto con la ira subyacente, el dolor y la herida que dan origen a estos miedos debilitantes.

Tienes mucha más información, prácticas personales y espirituales y herramientas de empoderamiento y crecimiento en el taller “Conoce a tu Diosa oscura”.

Quizá te interese "Abraza a la Diosa Oscura en ti"

Tags: