Según la mitología griega, Medusa no fue una Diosa. Sin embargo, existen otras fuentes que dicen que sí lo fue. Se  trataba de una Diosa mucho más arcaica, relacionada con el Sol y la sexualidad.

Para trabajar con ella como arquetipo, ten en cuenta que Medusa y Atenea son caras de una misma moneda, te cuento:

Medusa fue una de las 3 hermanas gorgonas. Las Gorgonas eran las hijas del Dios primordial del mar, Phorcys y la Diosa Ceto, considerada como Diosa madre.

Según el mito, mientras las hermanas de Medusa, Stheno y Euryale eran inmortales, ella no lo era.

Medusa fue en principio una bella sacerdotisa, de largo y hermoso cabello muy envidiado. Medusa fue violada por Poseidón en el templo de Atenea, y la Diosa misma fue quien la castigó convirtiéndola en el monstruo que todos conocemos de cabellos de serpientes y mirada que convierte en piedra.

Perseo la decapitó con ayuda de Atenea, quien después colocó la imagen de la cabeza decapitada de Medusa en su escudo, creando el Gorgoneion / Gorgonion. El Gorgonion es un arma o símbolo muy poderoso contra el mal.

Así podemos ver que, la pobre Medusa, además de haber sido violada, fue castigada y decapitada por la Diosa a la cual servía.

Medusa y Atenea forman parte del mismo arquetipo. Imagina la rabia de Medusa de ser castigada sin motivo, e imagínate a Atenea, quien castigó a Medusa, también sin motivo. Finalmente, Medusa fue sólo la víctima de toda esta historia.

Esto lleva por una parte a la mujer que se siente castigada y guarda rabia en su interior, y por otra, a la mujer que “castiga” a otras mujeres, porque se siente amenazada por su belleza, atractivo sexual, etc., algo no tan extraño hoy en día.

Medusa se convirtió en un monstruo representativo de venganza, y es el símbolo de la mujer despreciada, incapaz de amar y ser amada (convierte en piedra con su mirada).

Además, los arquetipos de las gorgonas son símbolos de las deformaciones de la psique, que como todo, tienen dos extremos: sociabilidad, sexualidad y espiritualidad.

Medusa muestra la dificultad de percibir la imagen de una misma, la duda que afecta a gran parte de la humanidad: “¿Quién soy?”

Sin embargo, La gran pregunta que la mayoría nunca hace en es: “¿qué no soy?” Porque muchas personas tenemos imagen de nosotros mismos que no es cierta, está deformada.

La rabia de Medusa te hace llevar de cara hacia los demás una “máscara”, pero además si te fijas, Atenea literalmente es una Diosa con coraza.

Pregúntate si tu máscara responde a una de las dos. A través de este mito, puedes equilibrar estos aspectos,  recibiendo de Atenea el valor, la fuerza y el coraje, y de Medusa tus capacidades sanadoras y regeneradoras a través de la aceptación de tu propia sexualidad. Reconecta con la totalidad de lo que eres para encontrar tu poder.

Para llegar hasta ahí, puedes trabajar  en  enfrentar el miedo a:

  • La inadecuación ¿te has sentido o te han hecho sentir alguna vez inadecuada? Quizá esto viene de creencias que no son tuyas, que te hayan hecho creer, así como Medusa lo creyó viniendo de su Diosa, aunque ella no había hecho nada malo. 
  • La vergüenza. Medusa se sintió avergonzada por un hecho en el que ni siquiera tuvo el control, ¿te has sentido alguna vez así? Mira la otra cara de la moneda y date cuenta que quizá es algo que venga de algún hecho parecido, en tu pasado e incluso en la infancia. 
  • El rechazo. Medusa fue rechazada por la Diosa a la que servía. Busca en tu interior si existe alguna parte tuya que actúe como Atenea, en ocasiones esto está más dentro nuestro que fuera. 

La ira subyacente, el dolor y la herida que nos causan estas emociones  dan origen a los miedos debilitantes que pueden causar que para protegernos convirtamos a los demás en piedra, o incluso a nosotras mismas, e incluso que actuemos como lo hace el arquetipo Atenea en su parte negativa: criticando a otras por miedo a sus cualidades. 

Si quieres profundizar más en este arquetipo y otros para reconocer tu poder personal, sanar y liberarte de muchas de tus creencias limitantes, te recomiendo el taller “Conoce a tu Diosa oscura” (link a información más abajo), en el que tendrás teoría, ejercicios prácticos tanto energéticos como de crecimiento personal, 4   clases en directo (si no puedes asistir, te envío audio), grupo de estudio, con información y ejercicios complementarios  y de forma opcional una tutoría  para acompañarte en tu proceso personal. 


He descubierto cosas que me han ayudado mucho

"He descubierto cosas con este curso que me han ayudado mucho. He tenido muchos clics, esos momentos en los que al leer cierta frase o entender cierto arquetipo desde otro punto de vista, todo cambia. Y pueden ser pequeñas cosas que hacen que se te quite una venda en los ojos y el entendimiento te inunde de repente. Me ha parecido muy muy interesante y además se nota que sabes un montón de lo que hablas y que lo has vivido. Eso creo que lo tiene muy poca gente hoy en día. "  - Almudena Pedreira.
Yolanda Benages
2020-07-01T10:54:24+00:00
"He descubierto cosas con este curso que me han ayudado mucho. He tenido muchos clics, esos momentos en los que al leer cierta frase o entender cierto arquetipo desde otro punto de vista, todo cambia. Y pueden ser pequeñas cosas que hacen que se te quite una venda en los ojos y el entendimiento te inunde de repente. Me ha parecido muy muy interesante y además se nota que sabes un montón de lo que hablas y que lo has vivido. Eso creo que lo tiene muy poca gente hoy en día. "  - Almudena Pedreira.

Una nueva realidad más acorde con mi auténtico ser

"Desde que empecé a trabajar con las Diosas Oscuras de la mano de Yolanda me he ido sintiendo bien-regular-perdida. Pero el mundo que se me cayó ayer ha dado paso a una nueva realidad mucho más acorde con mi auténtico ser. Porque sin conocer y aceptar nuestras sombras no estamos complet@s y nuestra realidad siempre estará a medias. Gracias por llevarme de la mano a este lugar de renovación, Yolanda. Os recomiendo mucho, mucho cualquiera de sus cursos, pero este ha sido la bomba. Si tenéis oportunidad, no os lo debéis perder" - Elena Gutiérrez
Yolanda Benages
2020-07-01T11:14:43+00:00
"Desde que empecé a trabajar con las Diosas Oscuras de la mano de Yolanda me he ido sintiendo bien-regular-perdida. Pero el mundo que se me cayó ayer ha dado paso a una nueva realidad mucho más acorde con mi auténtico ser. Porque sin conocer y aceptar nuestras sombras no estamos complet@s y nuestra realidad siempre estará a medias. Gracias por llevarme de la mano a este lugar de renovación, Yolanda. Os recomiendo mucho, mucho cualquiera de sus cursos, pero este ha sido la bomba. Si tenéis oportunidad, no os lo debéis perder" - Elena Gutiérrez
0
0
Yolanda Benages
Back to list

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.